4 sept. 2014

Semana de de todo con buenos amigos en Pirineos

Resumen de una semana genial en la que no pude sacar fotos y son tooodas prestadas de Juan..
Por fin nos juntamos con Jorge y los Suecos después del pedazo viajecito de escalada y piragua que nos pegamos el año pasado por estas fechas. Esta vez la preparación no ha sido exactamente meticulosa así que tenemos una semana por delante para hacer lo que queramos con el único requisito hablado de que sea en Pirineos y podamos hacer lo que sea juntos. Así que la meteo manda.
Jaca es de nuevo el lugar de encuentro, y además coincidimos con Marta y Campos que andan por allí y con Erlantz e Iratxe. Todos juntos nos vamos a comer al Esteban donde nos encontramos casualmente con Tono, Vane, Jorge, Escalona e Iñaki..heladico, una de pozas y a Oroel.  
Aprovechando nuestro genial lugar de descanso, subimos a ver atardecer. Ya no sé cuántas veces he subido aquí, pero me sigue encantado, el sendero, el paisaje, las vistas y ahora el atardecer.
 Al día siguiente Hélène y Dani alquilan un par de bicis de montaña y nos dejamos guiar por Jorge en el sendero que nos llevará a una preciosa cascada algo escasa en agua este año. Salimos del mismo Jaca dirección Villanúa por el Camino de Santiago donde paramos a hidratar y a coger fuerzas para la parte más dura del camino, desde aquí hasta Canfranc y luego hasta el comienzo del sendero del Ibón de Ip donde se encuentra nuestra pocica. Hasta Canfranc bien, pero este último tramo se me hace bastante más durete porque la pista ya no es tan pista y la cuesta es más cuesta. Pero al final llegamos, nos remojamos y nos recuperamos para una vuelta en carretera hasta Jaca que da gusto por el asfalto bien planito y el desnivel negativo casi hasta Jaca a excepción de una última cuestilla.
 Y para el día siguiente el plan es el Bisaurín. Jorge Juan y yo subiremos andando, y Hélène, Dani y Tonito, que también se apunta lo harán corriendo. El día nos tenía preparado una espesa niebla que no nos deja disfrutar ni un segundo de las vistas..recuerdo haber visto unas vacas, un macrotoro, otro que era Tono cuando nos pillo, ya casi en el último tramo y poco más, bueno sí, las ininterrumpidas gotitas de agua cayendo del flequillo. Aún así subimos, y nos cruzamos con las gente de la que esperaba. A pesar de la meteo, estos chicos que son una bomba nos esperaron en la cima para darnos un abracico y para abajo. Tendrán que volver para disfrutar las vistas de este monte tan majico.

 Para que Hélène conozca un poquito más nuestros Pirineos, nos vamos a Hecho y Ansó. Dos pueblos para mi gusto espectaculares de piedra, pizarra y madrera creados y cuidados con gusto que es imposible que no te gusten..o eso pienso yo!!
Y seguimos. En este caso como la meteo tampoco es maravillosa y queremos dormir juntos de vivac por ahí, nos acercamos a los ibones del Anayet. Salimos de la estación de Formigal, que enrarece el paisaje un montón. Pero según nos vamos alejando, la cosa mejora y mejora, hasta llegar a los ibones.
Qué pasada..vaya lugar en el mundo!! Maravilloso sitio con el Midi de fondo, que me impresionó un montón cuando lo ví al llegar. Lástima de noche fría y húmeda que tuvimos, y que Jorge y Dani no olvidarán fácilmente con sus saquitos de verano. Eso no me pasará a mi con mi saco superinvernal!!que nunca dejaré a pesar de las vaciladas que me como siempre en las subidas..Para entrar en calor y ver amanecer Jorge y Dani subieron al Vértice y a pesar de que los demás nos quedamos en el saco pensando que sería imposible verlo por las nubes, el esfuerzo fue recompensado y los perezosos nos los perdimos. Después de desayunar subimos al Anayet, un monte bonito y muy llevadero ya desde donde estábamos nosotros y al que le han instalado unas sirgas para poderte agarrar en la parte final. Siestica en la cima y vuelta.
 Y se marcha Jorge..lo único malo de estos encuentros son las despedida..qué penica, con lo bien que nos lo hemos pasado, lo que nos hemos reído y lo a gusto que hemos estado.
 Nosotros nos vamos a Panticosa, donde casualidades o no, estoy por fin con mi amiga Nagore, Juan y su nena preciosísima Deiane. Feliz reencuentro también después de demasiado tiempo. Al día siguiente estos chicos suben a los Infiernos. Ya he estado y mis rodillas están resentidas de estos días así que decido quedarme en el refu leyendo, tomando el solete y disfrutando de la paz  y la tranquilidad. Ellos bajan encantados como era de esperar, y vuelta a las despedidas, eso sí celebrándolo también con cenita en el japonés.
Ha sido un placer de verdad como siempre. La convivencia es genial, el ambiente no puede ser mejor y el nivel de actividad me anima a entrenar para el año que viene porque vaya cuadrilla de titanes malas bestias que sois todos!!. ¡Me lo he pasado genial! y estoy deseando repetir..
Patri   

1 comentario:

Nika dijo...

Pedacito de verano que habéis pasado!!, normal que se resientan tus rodillas, a cuidarse!. Un beso gordoooo