5 oct. 2014

Valdegovía escalando y el Valle Salado corriendo

Últimamente ando desmotivadilla con las entradas en el blog. Desde que perdí la cámara de fotos en Morata dependo de las fotos que saca la gente o de la cacas que saca el móvil. A ver si viene ya el Olentzero con una camarica para mí.. El pasado fin de semana nos vamos a Vitoria para escalar el sábado en Valdegovía y el domingo a la media Maratón de Montaña de Salinas de Añana. Vienen Iñaki y Tono juntos, en Valde quedamos con Raúl que viene con Oscar y allí nos encontramos con Unai, Koldo, Kepa, Iber..una bomba estar con tantos amigos y conocidos. Así que aunque no escalé mucho me lo pasé genial. Al día siguiente Juan, Tono y mi hermanico corren en Salinas. Yo siguiendo con la tónica del finde disfrutaré de la compañía de Amayita y la peque. Así que feliz.
Primera edición que me pareció de éxito total. Pedazo de organización, de voluntarios, de comida buena y barata, de fiesta..la única pena que como había llovido antes las salinas no estaban blanquitas. Por aquí anda Martín Fiz, que no se pierde una, y cuyo apoyo a las carreras populares y a nuestra tierra es de agradecer. La bolsa del corredor había que cogerla en brazos como si fuese un niño, patata alavesa de la buena de verdad, sal de Añana, frutos secos, gel de frío, patas fritas, yo qué sé mil cosas..Pero lo mejor, nuestro podio..
Oscar y Juan son unos titanes motivados que hasta medio lesionados lo dan todo, pero en esta ocasión el que nos puso los pelicos de punta fue Tono, décimo en la general y primero de su categoría se llevó un pedazo de surtido de sales alucinante. Y como Tono es más grande aún como persona que como deportista repartió entre Oscar, Amaia, Julia, Juan y yo y él mismo todos los regalos. Así que sales de baño de mil olores, sales con cayena, ajo, finas hierbas, escamas, fina..de todo tenemos en casita ahora.
Pedazo de finde emocionante y encima con mi pequeñina que con sus seis meses ya lleva unas cuantas carreras.
Patri 

1 comentario:

Aitzi dijo...

¡Qué grande está la peque Patri! y así me gusta enseñándola lo bueno que tenemos por nuestra tierra. Un besazo