18 jun. 2014

El Ori y la fiesta de las rapaces..

Ponemos rumbo al Pirineo navarro, porque apetece verde, apetecen buenas vistas y apetece naturaleza. El destino es el Ori. Un monte que me trae un montón de recuerdos de la adolescencia con mi amiga Arrate conociendo estas montañas, los mapas y refugios..De camino paramos en Sos del Rey Católico, un precioso pueblo medieval que merece mucho la pena. 
Siguiente parada en la Foz de Arbaiun y directos hasta Otsagabia, precioso pueblo que inspira tanta paz..tranquilo, con el sonido del agua, verde..Nos acercamos hasta la ermita de Muskilda y de ahí a nuestro colladito en lo alto del puerto de Larraun a dormir.
El Ori es un monte sencillito y rápido de hacer pero con unas vistas impresionantes, por eso es tan conocido. 
Miles de rapaces nos miran, y nosotros disfrutamos de ellas, porque son impresionantes de bellas, lástima que no piensen lo mismo de los animales los que utilizan las casetas de caza que empañan el paisaje del comienzo de nuestro senderito. Enseguidita llegamos y disfrutamos de las preciosas vistas que nos ofrece este monte..Vuelta.
Juan quiere ir a Leire y yo a Javier, pues ala, a Leire y a Javier.
De vuelta nos subimos a Peña Oroel, porque lo bonito no cansa y este monte es bonito de principio a fin, hamburguesa en Jaca y a casa.
Aysss..sensación de recarga de oxigeno y energía hasta la siguiente.
Patri   

3 comentarios:

Juan korkuerika dijo...

Gracias por enseñarme eso montecicos guapi!!! Senderismo a topeeeeeeee!!! Besicos y hasta la vista alpinistaaaa

Aitzi dijo...

La verdad es que os da tiempo a ver un montón de sitios cada fin de semana. ¡No paráis! ¡Y qué envidia de calipossssssssssss!

Patri dijo...

El senderismo es el futurooo Juan..Aitzi!!me pareció un manjar, cuántos años sin comer un calipo!!besin