16 mar. 2014

Merindad de Valdivielso. Conociendo la Sierra de Tesla


Hace un mes en el Pirineo las borrascas y ciclogénesis no daban tregua así que aprovechamos para preparar una de las salidas del calendario del Goiena y así conocer a pie y en btt la Sierra de Tesla.
La Sierra de la Tesla es una gran muralla natural que separa los valles que forman el Ebro y el Nela. Se extiende más de 20 km en dirección NO-SE, dejando a su izquierda la Merindad de Valdivielso y a su derecha la Merindad de Castilla La Vieja.

La Sierra de la Tesla es una gran muralla natural que separa los valles que forman el Ebro y el Nela. Se extiende más de 20 km en dirección NO-SE, dejando a su izquierda la Merindad de Valdivielso y a su derecha la Merindad de Castilla La Vieja.
El sábado realizamos una circular en bici de unos 40kms, recorriendo parte del recorrido a pie del domingo, por lo que hubo algún tramo de pista, pero muchos de sendero chulísimo enlazando varios de los PR de la zona pasando por Arroyo de Valdivielso, Quecedo, Puente Arenas, El Almiñe, Santa Olalla, Hoz de Valdivielso y Tártales de los Montes.


Dejamos las cómodas pistas que bordean las faldas del Peña Corba,  para bajar hacia el Arroyo de Valdivielso y bajar por unos senderos a ratos algo embarrados, a ratos trialeros y a ratos poniendo el pie en tierra para salvar algún pasito acuático. Vamos todo un parque de aventuras con vistas y encima gratis.
Momentazo cena. Fotico de Alberto.
Ya el domingo, cambiamos bici por botas y Gorka, Edurne, Alberto, María con su perrito Miko y yo, nos encaminamos a recorrer gran parte de la Sierra de la Tesla, haciendo cima en San Mamés 1.266 m. y en Peña Corba 1.333 m., siendo este último el punto más alto de la Sierra. Total unos 15kms muy disfrutones.
Curiosas formaciones denominadas cárcabos, característicos de esta zona

Vistas hacia Peña Corba desde San Mamés.

Después de hacer cima en Peña Corba, bajamos hacia la Ermita de Pilas. Desde este último punto ya sólo nos queda seguir bajando y al final contemplar la impresionante y estética arista/pared que queda delante del pueblo de Quecedo que sólo se aprecia al bajar, ya que al subir está totalmente mimetizada con la zona posterior de Cárcabos.
Antes de llegar al pueblo, decidimos ir a buscar la Cueva de los Cárcabos y la encontramos, aunque la subida tiene bastante inclinación, con piedra muy suelta y la cueva en sí, no me pareció muy impresionante. Eso sí, el entorno en el que se encuentra, es impresionante.


Gran y completo fin de semana conociendo esta zona que apenas está a una hora y media de Vitoria y en la que se puede disfrutar tanto a pie como en bici y hasta en piragua por el Ebro, aunque eso mejor en primavera verano que ahora baja a tope.

Moni.


1 comentario:

Aitzi dijo...

Moni cuando no estás con la travesía, estás con la bici, lo tuyo es un no parar. Llévate un día al alemán y verás cómo flipa