9 sept. 2013

DE BARRANCOS POR AINSA


DE BARRANCOS POR AINSA

Tenemos unas días libres y queremos aprovecharlos para barranquear, que ya tenemos mono. En Alpes había tantísima caudal en los barrancos que no pudimos hacer ninguno y nos quedamos con las ganas. Así que nos juntamos Joseba, Graña, Jonan (Farru), Jon y yo, y pusimos rumbo hacia Aínsa. Hemos encontrado unos apartamentos en Usana, a un kilómetro de Aínsa, la mar de económicos y bonitos, hasta jacuzzi tenía.

El primer día nos fuimos hacia Saravillo, como a media hora del apartamento. Allí buscamos el barrando con el mismo nombre y ahí que nos metimos. La pena fue que estaba completamente seco y que llevábamos los neoprenos encima, pero esto no nos impidió meternos en faena. Para muestra un botón:









  




Decidimos que habría que volver en otra época ya que con agua tiene que ser todavía mucho más emocionante y como se suceden bastantes rápeles las cascadas que se formen deben dejarte con la boca abierta.


A la salida del barrando escondimos una bici y como Graña es un campeón pedaleó cuesta arriba para ir a buscar la furgo mientras los demás esperábamos.


El segundo día Farru decidió quedarse en la cama mientras Joseba, Graña, Jon y yo nos fuimos a buscar un superbarranco, La Foz de la Canal, carretera Aínsa-Bielsa. No sé si va haber palabras para expresar lo que sentimos descendiéndolo. Este barranco sí que llevaba agua y bastante fresquita, por no decir fresquísima. Cuando llegamos al rápel de setenta metros, nos asomamos y vimos que la bajada era por medio de la cascada nos quedamos los cuatro mudos. Ya ninguno había bromas de ningún tipo y eso que se pasan el rato diciendo tonterías, pues ni mu se oía. Increíble bajar de espaldas a la pared y con la cabeza agachada para poder respirar, mientras el agua helada te golpea el casco con fuerza. ¡¡¡Uaaaaaaaa!!! Todos bajamos pegando gritos de la emoción. Además había muchos más rápeles por todo el barranco no aptos para personas con cardiopatía. Totalmente recomendable. Para muestra otro botón:

 

El tercer día fuimos dirección Benasque, en un pueblito que se llama Barbaruens y el barranco también. Este barrando es recomendable para familias y para personas de todas las edades. Es un río muy estético con muchos toboganes y rápeles más cortitos. El único problema es que de la mitad hacia delante hay que andar bastante y hasta el final no te encuentras una poza donde saltar y hacer un buen tobogán. Aunque toda la parte de andar se puede saltar dando un rodeo por el bosque y llegar al puente final. Y para muestra el tercer botón:

 

Salimos los cinco de estos tres días totalmente desestresados y muy emocionados con los nuevos barrancos que conocimos, sobre todo con la Foz de la Canal, del que desprendimos cantidades enormes de adrenalinaaaaaa.

¡¡¡Pura vida!!!
Aitzi

2 comentarios:

Patri dijo...

Entonces,os quitasteis el mono,no?jiji, a seguir disfrutando

Anónimo dijo...

tu crees que algún día nos quitaremos el mono o buscaremos mas... umm no se no se jajaja

jon