5 sept. 2013

Conociendo Estocolmo, Skansen y el roco Kárbin


Llegamos a Estocolmo como locos de contentos e ilusionados porque el viaje y las vacaciones se mezclan en esta ocasión con el reencuentro de Juan con dos de sus mejores amigos, Dani y Jorge. A ellos nos unimos en esta aventura Helen y yo. 
Agurrr
Tras el primer encuentro emotivo, nos vamos a conocer Estocolmo. Nos dejan solitos a los dos, y no nos apañamos ni tan mal. Estocolmo es una capital tranquila  llena de canales en los que confluye el Mar Báltico y lago Malaren. Limpia, cuidada, y agradable para caminar tanto por el centro como por sus islas. Una ciudad en las que en momentos te sientes en una gran capital y en otros en plena naturalera. Nosotros recorrimos el centro y después nos acercamos a Skansen, un parque faunístico en el que además podemos conocer cómo se vivía y se trabajaba antaño en esta región.
Después de todo esto, y como el tiempo está un pelín revuelto, al roco, a descargar y a relajarnos que el turismo urbano es agotador. Al que fuimos se llama Karbin, es al que van Dani y Helen y nos encantó, y más por esta fechas que casi no hay gente y vas y vienes, de aquí para allá, como si tuvieras 12 años y estuvieses en un parque de atracciones.  
Los días pasan esperando a Jorge para comenzar la aventurilla, disfrutando del país y de nuestros amigos. Felices de estar aquí.
 Patri 

1 comentario:

Aitzi dijo...

Me da la impresión de que ese rocódromo es para gente muyyy fuerte, ¿no?