25 jul. 2013

Esfinge y Tepui en Sobrón. Escalando a la sombra todo el día.


Otra vez me duele la rodilla. A pesar de tener esta lesión casi desde siempre no me acostumbro a la impotencia de querer y no poder. Mañana tengo una carrera de montaña, he corrido varias veces sin dolor y justo ayer bajando del Gorbea me dio el dichoso pinchazo. Así que hielo descanso y confianza en que me levantaré bien y me dejará correr mañana. Ojalá, porque además de la ilusión que me hace, voy con Aitzi, y quiero que terminemos juntas.
Hoy quedamos con Irati y Dabitxo pero yo no escalaré, voy a intentar reservarme a ver si sirve de algo. Vamos a Sobrón. Conocí esta escuela el otro día y me encantó. El tipo de escalada es más alpino que otras escuelas de escalada deportiva, fisuras, diedros, placas y bloques te obligan a buscar siempre la mejor posición para avanzar, a fijarte en la roca a cada paso y a concentrarte en lo que haces. Muy bonito. Irati estuvo espectacular como es ella, valiente a tope, Dabitxo fino como es él, y Juan motivado como es él, y es que no se pudo resistir a escalar y disfrutó de un estilo que le encanta.
Un día superentretenido que terminó en una poza del río Omecillo que tan mala fama tenía por la cercana central nuclear de Garoña. Tenía digo, porque hoy por fin le hemos dicho adiós y espero que para siempre porque no se puede andar haciendo el tonto con lo que no son tonterías.
En definitiva, esta escuela como siga acumulando tan buenas vías se va a convertir en el escuelón. Lo veo.
Patri

1 comentario:

Aitzi dijo...

La verdad que es preciosa esta escuela, aunque yo no pueda escalar apenas en ella. ¡¡¡Por fin cerramos Garoña!!!