22 jul. 2013

De Eskibel a Zumaia pasando por Garaio. Las patateras se van a la costa.

Nos juntamos Aitzi, Zelan y yo. Con un objetivo a la vista, que no cuento porque es mejor contarlo una vez hecho por si acaso. Nos vamos como dice mi aita a Hociconear para poco después ir a Arramplar.
La historia comienza en el Bosque de Armentia. Subimos charloteando hasta el Eskibel y de ahí al pantano a refrescarnos.
 La siguiente estación es Zumaia. Aitzi y yo, de interior interior, nos encontramos un poco fuera de lugar entre tanta arena, tanta sal y tanta gente en general, así que dejamos la playa para el otoño y nos vamos a pasear. Zumaia es un pueblito precioso, y nosotras vamos alucinando como si no hubiésemos visto nunca nada igual, y es que en un momento aparece Jauregi un Conquis corriendo, lo más parecido a una peli policiaca que habíamos vistonunca, pero con un prota famoso, un segundo después pasan los remeros dándolo todo y seguido nos encontramos con cosas como ésta.
 Después de dormir en un área de esparcimiento muy majísima cercana a Elorriaga nos vamos de paseo. Paseamos y paseamos y seguimos paseando al sol. Descubrimos lo que nos va de verdad, y es el flych, el hojaldre rocoso preciosísimo que conforma el acantilado de una zona solitaria donde ahora sí que disfrutamos del mar. Y después paseamos y paseamos.
Como siempre un gustazo estar con Aitzi. Si todo va bien daremos noticias pronto.
Patri

4 comentarios:

Aitzi dijo...

¡Cómo mantienes el intringulis en tus historias! jaja. Proximamente siguiente fascículo.
¡¡¡Pura vida!!!

Aitzi dijo...

Estar contigo si que es un gustazo, ¡eres una todoterreno titanaaaa!

Anónimo dijo...

jeje, todoterreno?eso tú, yo sólo os intento seguir a todos..besin torpeda

vane dijo...

Patri!!! Corre, actualiza al siguiente fascículo.