13 ene. 2013

PIRINEOS ENTRE AMIGOS

¿Qué hace falta para pasar unos buenos días en invierno? pues lo más importante es gente bien jatorra, también un poquito de nieve, unos días libres y que el tiempo permita. Pues como ya teníamos todos los ingredientes organizamos una excursión a Sallent de Gállego.
Un día antes salieron Koldo y Jon (porque tenían la suerte de tener más días libres) y subieron a ver los Ibones de Machimaña. Se dieron una buena pateada pero como son chicos duros, como buenos vascos que son, ni se inmutaron cuando les cambió el tiempo y se puso a nevar.


Al día siguiente Pitxu y yo nos pegamos el madrugón y nos fuimos hasta Sallent de Gállego. Nos juntamos con los chicos y subimos a las pistas de Formigal. La verdad que había demasiada gente para mi gusto, ya sabéis que las grandes aglomeraciones no me van mucho.
Estos tres como locos se lanzaban entre todas las pistas rojas, hasta se metieron en un tubo sin querer, que por supuesto volvieron a subir para repetir. Koldo casi pierde hasta la cabeza, jaja, pero luego la recupera con unas buenas jarras de pika de esos de medio litro.

Por cierto, hemos encontrado un sitio para dormir en Sallent bien barato, la Serena, es muy muy muy sencillo y es toda una experiencia conocer a la dueña de la casa. Toda una personaje, bien autóctona, como le gusta a Pitxu.
Al día siguiente pasamos a Francia, nos pusimos las raquetas y subimos hasta la zona del refugio de Pombie. Como íbamos con Argi no podíamos entrar así que seguimos un poco más arriba y nos pegamos un almuerzo riquísimo enfrente del Midi Ossau. Es cierto que estuvimos soñando con subir por el corredor pero no era el momento para hacerlo y las condiciones de nieve no eran las más apropiadas. Bueno otros soñaban con que el Olentzero les hubiese regalado unos esquís de travesía.
También observamos de lejos las vías de escalada de toda la pared, pero con el fresquillo que hacía... Así que hicimos una circular y volvimos hasta Portalet haciendo la croqueta y la cucaracha por la nieve, que eso no puede ser solamente para los niños, ¿no?










El último día nos pusimos las botas de nieve e hicimos otro recorrido por Peña Telera desde Piedrafita. Se grabaron en nuestras retinas y en nuestras cabezas un montón de corredores pendientes
y de rutas por hacer. ¡Menos mal que existen los GPSs! que nos permiten hacer recorridos de esos de perderse y encontrarse.



 
Gracias a Koldo, a Pitxu y a Jon por estos días. ¡¡¡Pura vida!!!






3 comentarios:

Patri dijo...

Qué buena!!y qué bonito está el monte en invierno!!pura vida Aitziiii

Irene clg dijo...

Aitziii que bonito todo!! ya me enseñaste alguna foto, pero veo que la experiencia para repetir!
un muxuuu
una chica de oro ;)

Aitzi dijo...

Pues sí, está preciosísimo, aunque a veces de un poquito de pereza por el frío, merece la pena. ¡Irene menuda ilusión el ver que una chica de oro escribe en el blog! Cuando vayas a Argentina, espero que nos informes de lo tuyo. Muxu