8 ago. 2012

Llegamos a Peú. Cuzco-Machupichu y Huaynapicchu-Sendero de los 7cerros y Cristo Blanco.


Qué dificil es elegir entre tantísimas fotos para enseñar y ente tantísimos recuerdos para contar..Cuzco fue una mezcla de ilusión, emoción (estábamos recién aterrizados en Perú), de cultura, de historia, de comida, frutas y más frutas, de trenzas, de colores, de paseos y de un poquito de aclimatación que nos ayudó a no apunarnos demasiado más adelante. Pero vamos poco a poco.
Cultura. Desde los remedios contra el mal de altura que allí se llama soroche, hasta la cultura inca, y la pintura de artistas de calle de impresionante colorido. Todo es cultura en Cuzco.
Mate de coca
La perfección de las construcciones incas
Llegamos a Machupichu. Expectantes. No hacemos más que sacar la cartera..es caro. Pero al llegar allí, la inmensidad de las montañas, la niebla baja que va disipando, y lo espectacular del poblado y su entorno, nos hace olvidarlo todo. Es muy aconsejable subir al Huaynapicchu, la montaña típica del fondo de la imagen, que al girarla muestra la silueta del rostro del Dios Inca. En un sendero casi circular nos lleva  la Gran Caverna.
Alpacas, Vicuñas o guanacos, son algunos bichillos de la zona
Guuaaaauuuuuuuuuuuu
Nuestra idea era hacer un treking, pero el feriado de San Pedro, y el domingo, retrasa en dos días el transporte que nos debía acercar. Finalmente decimos quedarnos en casa, en el barrio SanBlas. Miramos los cerros que rodean Cusco. Deben ser altos, porque aquí ya estamos altos. Y hay uno que nos gusta en especial. El “Viva el Perú”. Lo bautizamos como el sendero de los siete cerros de Cusco. Se trata de subir y una vez allí, subir y seguir subiendo cada cerrito que veíamos. Llegamos al más alto, creemos. Conocimos varios barrios, pueblitos y gentes, y además, subimos a 3860 m.
Y seguíamos viendo cerros. Este era el del Cristo Blanco que quedaba detrás de casa. Fuimos a ver. Y sorpresa otra vez. Nos encontramos con un circuito de ruinas incas que seguía llenando nuestros enormes ojos abiertos en casa paso.
Mucha gente nos ha preguntado si merece la pena. Para mí, sí que lo mereció.
Patri

2 comentarios:

Aitzi dijo...

¿Cómo que os preguntan si mereció la pena? por supuesto. A mi no me parece una turistada, aunque algunas cosas que lo rodean lo sean. Pura vida, muxu

patri dijo...

Yaaa..a mi también me mereció. Es chulísimo. pura vida!