30 may. 2012

Neouvielle. En busca de las últimas palas.

Venga va, última salida con esquís por Piris para terminar la temporada...umhhh no sé  a ver el tiempo, a ver las webs de Piris... ummhh las últimas nevadas del martes me hacen tomar la decisión de poner rumbo a la Reserva Natural del Neouvielle. Este rincón del Pirineo me recuerda que hace dos veranos culminamos la cima que le da nombre por su Arista Tres Consejeros, pero ahora toca sobre el blanco elemento que vamos apurando hasta el final.
El viernes por la tarde, Jon y yo cogemos esquís, botas, pero... What is thisssss?...30 grados en Vitoria y nosotros cargando los esquís... Con la fe ciega en la meteo y en que encontremos nieve suficiente nos plantamos a las 1 de la madrugada en el Cap de Long.

Suena el despertador a eso de las 6 y aunque perezosos y cansados particularmente por la hora de llegada y personalmente porque algunos pescadores estuvieron de fiesta toda la noche, decidimos salir hacia el Campbieil. También hay que decir, que otros muchos pescadores están ahí plantados con sus cañas a las 6 de la mañana...señores... me quito el sombrero.
La intención era buena, madrugar y ascender al Campbieil por la larga travesía del Cap de Long, pero el comentario de una posible avalancha por la zona de subida de un grupo que retrocedía en sus pasos y el tener que subir por el camino de verano abriendo huella por una canal a las 9:30 de la mañana con un calor de la leche...pues me quitó las ganas de golpe.
Así que nos pegamos un sábado a la vida tranquila y a sacar algunas instantáneas desde el Lac d'Aubert, desde el que saldríamos el domingo con intención de subir al Neouvielle.

Jon con el Cap de Long. Ojo con resbalar,
 que te puedes pegar un chapuzón bien fresquito.

Yo misma de vuelta a la furgo, con la Arista Ferbos a los Tres Consejeros y
la Arista Tres Consejeros al Neouville.

Desde Lac d'Aubert

Domingo 27, a las 7 de la mañana ya estamos en marcha con la mente con el objetivo del día, el Neouvielle. Decidimos subir por el camino de verano, y reconozco que después de tantos meses con poco actividad y con el porteo de esquís y el andar de "Mazinger" con las botas, hicieron que disfrutara de la subida hasta donde las fuerzas me dejaron. Por ello, nos quedamos como a media hora de la cima más o menos.
A partir de aquí pusimos los esquís. Al fondo la Brecha Chausenque.

Primeras palas con el sol a plomo. Luego en la bajada ya las gozamos más.


Cima del Neuovielle, Ainnss qué cerca pero qué lejos...
Última palita



Ufff disfrute si, pero cansadita también.
Y después de estas líneas cuelgo las tablas hasta la temporada que viene para empezar a aclimatar la mente en la escalada.

Un besote
Móni.



4 comentarios:

Blanquita dijo...

Esa Moniiiiii!!!!!!!!!! yo hasta dudé de coger los esquis el finde pasado, pero el calor me achantó y me fui a la roca, jajja. A ver si la temporada que viene coincidimos con las tablas, un besin!

patri dijo...

Muy buena Moni!!ahora a cambiar los esquís por los gatos que ya estamos en junio!!
besin

Nika dijo...

Ya te digo Blankita, a ver si coincidimos en la nieve, pero hasta que el blanco elemento regrese nos veremos por la roca y con los gatos puestos, como dice Patri. Un besote chicas!!

Aitzi dijo...

Kaixo!!!!
¡qué fotos más chulas habéis hecho! algunas hasta de profesionales. Se empezó tarde la temporada pero ya la habéis alargado, ¿eh?
Un besote